Viaje en el tiempo al orígen de las Navidades

 images

Os proponemos para las próximas fiestas, un plan que ninguna agencia de viajes podría, por ahora, ofreceros: subir a la máquina del tiempo, en vez de a un avión, y viajar a Roma, no a la actual, sino a la Roma que era el centro del mundo, en la época del apogeo imperial y de la aparición incipiente de una nueva religión: el cristianismo. Probablemente “Aterrizariamos” no en el actual aeropuerto de Fiumicino, sino en alguna de las calzadas del exterior de las murallas, y poco a poco, entraríamos en medio de un denso tráfico de comerciantes en una ciudad sorprendentemente moderna, estimulante, exótica, misteriosa, cruel y peligrosa a la vez. Por si fuera poco, el ambiente es extraordinario, no el habitual, llegamos en época de fiestas…

LAS SATURNALES

Las Saturnales estaban consagradas al dios Saturno y se celebraban del 17 al 23 de diciembre en honor a Saturno. En sus más remotos orígenes, las Saturnales celebraban la finalización de los trabajos del campo, una vez concluida la siembra efectuada durante el invierno, cuando el ritmo de las estaciones dejaba a toda la familia campesina, tiempo para descansar del esfuerzo cotidiano.

El día oficial de la consagración del templo de Saturno en el Foro romano era propiamente el 17 de diciembre, pero la festividad era tan apreciada por el pueblo que de forma no oficial se festejaba también a lo largo de los seis días posteriores, hasta el 23 de diciembre. Las fiestas comenzaban con un sacrificio en el templo de Saturno, que en la Roma primitiva tuvo tanta importancia como Júpiter. Después del sacrificio, seguía un banquete público, al que todo el mundo estaba invitado al grito multitudinario de “¡Io, Saturnalia!”.

Eran días de bulliciosas diversiones, banquetes e intercambio de regalos. En ellos, se decoraban las casas con plantas y se encendían velas por el fin del período más oscuro del año. Los romanos intercambiaban regalos (en un principio, recordando a antiguos rituales, velas, saquitos de nueces o figurillas de barro) y visitaban a amigos y familiares. Estas fiestas estaban dirigidas por un sacerdote.

 images (1)

La fiesta tenía también su ironía: nadie estaba a salvo de convertirse en víctima de algún regalo bromista. En las fiestas, se jugaba al mundo al revés y se caricaturizaban leyes y cargos públicos, se suspendía la actividad del Senado, de la escuela y los tribunales de Justicia. Por si fuera poco, se aplazaba la ejecución de los condenados a muerte, y se relajaba la ley, severísima, contra los juegos de azar, y los romanos veían crecer o mermar su patrimonio en el juego de los dados, las tabas y la lotería.

Sin embargo, la expresión popular que más sorprende de estas fiestas era el intercambio de papeles que existía entre los esclavos y sus amos. Era habitual que los señores de la casa sirvieran la mesa a sus súbditos que tenían, además, la licencia de emborracharse e, incluso, de injuriar a sus amos como si de siervos se tratase. Asimismo, todos los esclavos recibían de sus propietarios una generosa paga extra en forma de moneda o vino.

Las Saturnales terminaban el 23 de diciembre, pero en el año 274 d.c. el emperador Aureliano, introdujo el culto del Sol Invictus (25 de diciembre), procedente de Siria en el que se celebraba también el fin del período más oscuro del año y el nacimiento del nuevo periodo de luz, coincidiendo con la entrada del Sol en el signo de Capricornio, que constituye el solsticio de invierno. Sobre el astro reconocieron casi todas las religiones imperantes en el Imperio a su suprema divinidad, sobre todo los crecientes adoradores de Mitra. El conglomerado de dioses, propios y adoptados que se idolatraban en Roma terminaría por reducirse solo al del Sol. Sin embargo, este tipo de monoteísmo devocional, cuyo culto había sido precedido por las fiestas en honor de Saturno, facilitó el camino al desarrollo del Cristianismo al establecerse la fecha de nacimiento de Jesucristo en ese día.

Las Saturnales tuvieron tal arraigo en la sociedad romana que el cristianismo tuvo muchos problemas para acabar con las celebraciones, y en parte lo consiguió cuando cobró mayor importancia la celebración de la Navidad.

Una vez que el cristianismo se impuso en el Imperio Romano, el nacimiento del Sol y su nuevo período de luz fueron sustituidos por la celebración del nacimiento de Jesucristo. Gradualmente las costumbres paganas pasaron al Día de Año Nuevo, siendo asimiladas finalmente por la fiesta cristiana, que consiguió establecer unas fiestas prolongadas en las que, como los romanos de antaño, los cristianos actuales se desviven en compartir la alegría, aumentar su patrimonio y cumplir con los regalos al mismo tiempo que se entregan sin recato alguno a fastuosas mesas.

FIN DEL VIAJE

Espero que os haya gustado. Ahora sólo queríamos proponeros una reflexión: si hubiéramos tenido la enorme suerte de enrolarnos en este viaje, que por ahora, sólo nos propone la Historia, seguramente volveríamos con una mente mucho más flexible sobre lo que ocurrirá en las próximas semanas en todo el mundo, volveríamos de nuevo a una vida más convencional, previsible, y sin duda, a una época con un mayor exigencia moral…, pero…¿volveríamos?

Pedro A. C.

Psicólogo