La Vergüenza (Serie de artículos sobre las Reacciones a la crisis de España desde una perspectiva psicosocial)

 avestruz

Reconocer la pobreza es muy duro si partimos de una situación de clase media o incluso acomodada, reconocer que ya nos cuesta llegar a fin de mes ante nuestros vecinos o familiares, reconocer el “fracaso” que se vive como propio aunque no lo sea exactamente, es muy duro y… primero se esconde.

Ha ocurrido, también, en otras circunstancias, muchos inmigrantes que se han visto sometidos a unas condiciones laborales de explotación y a unas situaciones de vida lamentables, de hacinamiento y hambre, y nunca lo reconocerían ante sus familias ajenas en sus países de origen de la auténtica realidad y que soñaban con una vida mejor para su hijo, su hermano, su padre.

Ahora, también, lo vivimos los españoles en un amplio porcentaje de la población.

Da vergüenza…da vergüenza decir: “soy pobre”.

La vergüenza es un sentimiento que nos lleva a evitar mostrar conductas que socialmente se consideran inapropiadas y, desgraciadamente en nuestro país, la pobreza se ha relegado a lo inaceptable por vergonzoso no por injusto. Quizá por la memoria histórica de la guerra civil y la posguerra, la pobreza es algo que ni queremos pensar. Todo lo que vemos en las películas de Buñuel puede que no esté lejos de nuestra realidad actual.

Nos vendieron que se podía y nos lo creímos y quizá vivimos por encima de nuestras posibilidades, quizá no quisimos ver lo que se avecinaba, quizá la sociedad abandonó cosas muy valiosas en pos de tener y acumular y aparentar, hace años que hablábamos de crisis de valores.

Y dejamos que los que nos dirigían lo hicieran sin tenernos en cuenta y creímos en ellos. Es fácil dejarse llevar cuando todo “va bien” aunque sea en apariencia, es humano y las personas respondemos así en épocas de abundancia. En realidad nos mueve más la privación que la abundancia, despierta nuestro ingenio y nuestra capacidad de adaptación pero cuando sobra… o parece que sobra… En España hemos vivido nuestro sueño americano.

La vergüenza nos lleva a ocultar y así no resolvemos, la vergüenza mina nuestra autoestima y así no resolvemos, la vergüenza nos lleva  a sentirnos 100% responsables y no lo somos.

El pasado sábado 27 de Abril acudía  ver una obra de mi compañero Fernando Gallego, que dirige La rueda, una asociación que lleva el teatro social a la calle y a las escuelas, “Los Rodríguez, una familia en crisis”, fantástica recreación psico-sociológica de una realidad que desgraciadamente cada vez se ve y se siente más cerca.

La vergüenza se supera atreviéndose a mostrar, dejando de ocultar, es difícil pero es el único camino. Y sin vergüenza tendremos una esperanza.

Raquel López Vergara

Psicóloga y coach

LA COOPERACIÓN (serie de artículos sobre REACCIONES ANTE LA CRISIS EN ESPAÑA desde una perspectiva psico-social)

 cooperación

Las situaciones de privación o disminución de recursos económicos nos llevan en primera instancia a la cooperación, fomentan el asociacionismo, unirnos a colectivos o grupos diversos para conseguir esos recursos, que de otra manera son más difíciles o inviables. La cooperación es una herramienta básica para la vida, los niños/as deben aprenderla desde que son pequeñitos, y el entorno familiar, social y escolar les irá enseñando a cooperar para conseguir lo que desean y necesitan.

Los individuos no podemos acceder a todo lo que deseamos, y no podemos conseguirlo todo solos, somos, por encima de todo, seres sociales y gracias a la aportación del grupo hemos llegado lejos en conocimientos, herramientas, destrezas y recursos. La cooperación nos brinda la oportunidad de aprender a tolerar la frustración, aprender a compartir, aprender a relacionarnos, aprender a resolver conflictos, aprender a negociar y desarrollar el pensamiento colectivo y el trabajo en equipo.

Con la crisis no queda otra que cooperar. Observamos como en la actualidad, y cada vez más surgen iniciativas cooperativas: centros culturales y de ocio autogestionados, bancos de tiempo, grupos de consumo, bancos de alimentos, servicios diversos que se ofrecen a través de asociaciones de vecinos… Además, se trata de una cooperación auténtica en la que se cuida que todos contribuyan a ese objetivo común, o sea, un toma y daca. El altruismo y ofrecer lo que uno sabe o tiene es algo que se está visualizando de manera muy patente en nuestra sociedad, las redes sociales también son un vehículo de cooperación.

Siempre han surgido el asociacionismo y los movimientos solidarios para responder a situaciones de opresión y desigualdad: Sindicatos, ONGs, las Naciones Unidas…

Si la situación de crisis llegase a empeorar y se extremasen las condiciones, la psicología y la sociología nos dicen que seríamos menos cooperativos y egoístas. Esperemos nos llegar a ese extremo.

Raquel López Vergara

Psicóloga y coach

EL PODER: REACCIONES A LA CRISIS (desde una perspectiva psico-social)

 superheroes3

Sólo personas capaces de gestionar y afrontar el miedo son buenos líderes en una crisis.

Desde un punto de vista psicológico podríamos decir que en situaciones de crisis, se suele activar el miedo en las personas que están en el poder. Aumentan sus responsabilidades y la presión, disminuyen sus posibilidades de control a la vez que aumentan las situaciones de incertidumbre, se reciben muchas más críticas, el ambiente, en general, que rodea al poder es adverso. Y todos estos factores activan normalmente sentimientos de miedo.s capaces de gestionar y afrontar el miedo son buenos líderes en una crisis.

La tendencia en las figuras de poder es a tomar medidas poco creativas y más conservadoras, ya que el miedo del que hablábamos lleva a la protección o, a la evitación de ciertas situaciones, incluso a evadir responsabilidades, como mecanismo defensivo.

El miedo siempre inhibe el pensamiento creativo y la acción efectiva. Paradógicamente, esto es lo que necesitaríamos de nuestros líderes, que sean creativos y actúen de manera efectiva. Para ello deben ser valientes.

Perder el statu quo y todo lo que se ha conseguido estando en el poder (no sólo una seguridad económica sino prestigio y control de la realidad, contactos, etc.) es duro para cualquiera, y reconocer los errores ante la ciudadanía y opinión pública es muy difícil. Se activa la cobardía, y se disfrazan o se ocultan los errores, también como mecanismo defensivo.

Desgraciadamente, observamos cada día en nuestra realidad española, como existe el miedo y la inseguridad en los políticos cualquiera que sea su color. No lo pueden ocultar en su comunicación no verbal.

Se requiere una personalidad muy equilibrada para no dejarse llevar por esto, se requiere madurez, honestidad y sentido intrínseco de la responsabilidad. En tiempos de crisis necesitamos "héroes" en los puestos de poder; personas que estén dispuestas a actuar con integridad a pesar de las consecuencias externas adversas que tengan que soportar.

En cierta medida la elección de los líderes está en nuestras manos...

Raquel López Vergara

Psicóloga y coach

La creatividad (serie de artículos sobre REACCIONES ANTE LA CRISIS EN ESPAÑA desde una perspectiva psico-social)

 creatividad jesus cm onoff

La creatividad consiste en generar soluciones nuevas para los mismos problemas, desarrollar algo que es más que la suma de las partes. La creatividad colectiva es mucho mayor que la creatividad individual, el pensamiento colectivo bien aprovechado es un multiplicador de ideas de las que puede surgir LA IDEA.

El desarrollo de la creatividad en los niños y niñas y en los adultos nos abre la puerta a en estos tiempo sobrevivir, pero en cualquier caso nos abra la puerta contactar con nuestra parte más esencial e íntima, descubrir nuestro potencial y divertirnos, crear es divertido pero no de modo superficial, crear nos alegra de manera muy profunda.

Los niños/as pequeños son de natural muy creativos y consiguen crear un juguete con una serie de objetos domésticos, con cualquier cosa. En la educación formal tan racional y cuadriculada, vamos mermando esa capacidad que, podemos necesitar de adultos en muchos momentos de nuestra vida, en los que crisis económicas o personales se topen en nuestro camino.

Como no, la crisis despierta el ingenio, hay que buscarse las lentejas, y las vías habituales se han estrechado sobremanera, encontrar maneras nuevas de venderse, descubrir un negocio que en la crisis tenga éxito, buscar maneras de diferenciarse y destacar en un contexto de escasez de recursos y oportunidades es mera supervivencia.

Pero para activar la creatividad debemos estar lejos del miedo, que la aplasta cual cucaracha. El miedo inmoviliza y la creatividad necesita alas.

Si juntamos cooperación y creatividad la ecuación no saldrá mucho más rentable y sencilla. Crear cooperativamente o cooperar creando puede ser una solución para encontrar un hueco y no sólo salir adelante sino disfrutar en tiempos de crisis.

Raquel López Vergara

Psicóloga y coach

La desobediencia (serie de artículos sobre REACCIONES A LA CRISIS EN ESPAÑA (desde una perspectiva psico-social)

 escrache

En la actualidad, una parte de los españoles se están movilizando contra los recortes, ajustes e injusticias provocados por la crisis, algunas de estas movilizaciones están siendo criticadas por políticos y medios de comunicación apelando a que podrían estar fuera de la ley y que se acercan a comportamientos violentos. Desde una perspectiva psicológica, podríamos denominar estos comportamientos como conductas desobedientes. Lejos de criticarlo, la psicología moderna nos habla muy positivamente de la desobediencia.

Desobedecer es crecer, desligarse del cordón umbilical y convertirse en un individuo autónomo e independiente.

 adolecentes no hay autoridad 2

Todos los niños/as desobedecen, es algo normal en su desarrollo y se considera sano desde un punto de vista psicológico.

El niño/a que no aprende a decir “no quiero”, posiblemente, se convierta en un niño/a sumiso, inseguro y dependiente, además no desarrollará su propia opinión ni un sentido crítico.

Las madres, padres y otros cuidadores aprenden a canalizar ese “no” ayudando al niño/a a tener su propio espacio, dentro de unos límites, seguros, sanos y necesarios también para su crecimiento y desarrollo (las normas). No todo vale, hay un límite para la desobediencia. Pero le dejarán explorar y moverse en un entorno controlado pero abierto y flexible para que el niño pueda satisfacer sus necesidades y desarrollar sus talentos y potencialidades. Esto le enseñará al niño/a a conocerse, a valorarse y a ser independiente y maduro.

 desobediencia 3

En la adolescencia se produce otro hito en este aspecto. Los/as adolescentes rebeldes serán individuos más sanos en un futuro que aquellos que no lo fueron en su día y que posiblemente, harán su adolescencia a los 20, a los 30, a los 40…

El/la adolescente, a lo largo del proceso de la construcción de la identidad, rompe en mayor o menor medida con las normas de los adultos que hasta ese momento han sido un referente. Necesita diferenciarse, para conocerse y comprenderse. Necesita un entorno en el que los límites vuelvan a ser flexibles y claros. Necesita un espacio para explorar con libertad al igual que el niño pequeño en su etapa de los dos o tres años, para conseguir un desarrollo sano.

Y de esta manera vamos cambiando de generación en generación, asimilando los cambios que se van produciendo en cada cultura y contribuyendo a los cambios. Y la desobediencia es esencial para que se de este movimiento y este progreso.

Por poner sólo algunos ejemplos.

La desobediencia llevó a las mujeres a conseguir acercarse mucho en las sociedades occidentales a los derechos de los hombres y esto ya está empezando a movilizarse en otras sociedades.

La desobediencia llevó a la igualdad entre negros y blancos cuando Rosa Parks se negó a sentarse en el autobús en el espacio destinado sólo a negros, ella podía como cualquier otro ciudadano blanco sentarse en cualquier asiento del autobús, esto generó el movimiento necesario para cambiar las leyes en Estados Unidos.

La desobediencia de un pueblo unido a través de las redes sociales fue capaz de derrocar un régimen injusto como ocurrió en Egipto o Túnez en las llamadas primaveras árabes.

La desobediencia a través de un constante y persistente movimiento liderado por Nelson Mandela acabó con el Apartheid en Sudáfrica.

Y más atrás en el tiempo, la semilla de la democracia que supuso la Revolución Francesa derrocando al sistema absolutista, a través del conjunto de motines ciudadanos provocados por el hambre y una situación económica insostenible e injusta.

La desobediencia ha llevado al gobierno islandés a los juzgados, acusado por su ciudadanía por una gestión económica delictiva e injusta.

La desobediencia de los ciudadanos asociados a través de la “Plataforma de los afectados por las hipotecas”, han parado miles de desahucios.

 escrache 3

Las convocatorias de escraches disparadas por el asunto de las acciones preferentes, que están ahora en todos los informativos, medios y circulan por las redes, están siendo muy criticadas por algunos políticos y medios, que las califican de acoso, e incluso la Fiscalía está examinando por si pudiese ser considerado delito. El escrache vuelve a ser otro ejemplo de desobediencia para conseguir parar una situación injusta que los políticos no resuelven.

¿Cuál es el límite de la desobediencia cuando te echan de tu hogar, te despiden del trabajo y no encuentras otro y llevas mucho tiempo en el paro y sin subsidio, cuando te han timado los bancos y las cajas vendiéndote un producto engañoso, etc.? El límite es complicado definirlo. Lo que sí está claro es que ante la situación bochornosa que estamos viviendo, ¿cómo no mostrar comportamientos de  desobediencia? De hecho, los niños/as y adolescentes que se muestran más negativistas y rebeldes lo hacen cuando más insatisfechas están sus necesidades y más rígido es su entorno.

Se están tachando de delictivos y violentos actos de simple desobediencia comparándolos incluso con los actos afines a grupos terroristas.

El 25 de Abril se ha convocado de nuevo a los ciudadanos a rodear el congreso, congreso que lleva acorazado y protegido meses, como si con esa protección el estado se estuviese sintiendo víctima. El paralelismo con las familias vuelve a estar presente, muchas veces, padres y madres se siente víctimas de los niños/as desobedientes.

Si los gobernantes, igual que los progenitores no se hacen eco de estos pacíficos y justificados actos de desobediencia que lo único que reflejan es la expresión de un conjunto de necesidades insatisfechas, necesidades básicas e importantes… ¿Podría pasar que se saltase la barrera y se llegase a la violencia? Podría, igual que ocurre con los hijos que se crían en entornos que no son los suficientemente flexibles y son injustos en sus exigencias o castigos.

Progenitores autoritarios o desligados de las necesidades del niño/a y adolescentes no ayudan a educar niños obedientes y respetuosos, igual que gobernantes que no escuchan ni atienden a la ciudadanía, a las necesidades reales del pueblo. Si lo hiciesen seríamos una sociedad más democrática y que cumpliría con las normas porque nuestras necesidades al menos se atenderían y se haría por satisfacerlas en lo que se pudiese.

Pero cuando hay hijos preferidos que pagan menos impuestos en relación a sus ingresos, o que pueden llevar su dinero a paraísos fiscales o que no se les mira con lupa y pueden escaquearse del cumplimiento de alguna ley, y hay hijos que cumpliendo deben de pagar los platos rotos de los otros…

Nuestro Estado está siendo injusto con os ciudadanos y excesivamente exigente con los que menos tienen, los ciudadanos respondemos con desobediencia. Esas son las leyes de la psicología que explica el comportamiento humano, no podemos ir contra ellas. Y no podrán hacer nada para evitar que cada vez seamos ciudadanos más rebeldes y más desobedientes.

Si todo fuera diferente, y los Estados escuchasen al pueblo y no tuvieran hijos preferidos, seríamos una sociedad que cumpliría con las normas y contribuiríamos al desarrollo del Estado de una manera cooperativa como ocurre en las familias sanas.

Raquel López Vergara

Psicóloga

El suicidio, enfermedad mental o social

«Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo»

Meditaciones del Quijote

José Ortega y Gasset

depresion_causales_de_suicidios[1]

Los  índices de suicidio están alcanzando tasas muy elevadas. Según los últimos datos, el suicidio es la primera causa de muerte no natural en España, con 3.145 fallecimientos, por delante de los accidentes de tráfico. Esto es alarmante.

Como profesional del campo de la psicología, me indigna que haya políticos y profesionales de la salud que apunten a la enfermedad mental, adicciones, antecedentes familiares, entre otros, como causa del suicidio, y apelan a la necesidad de reforzar nuestro sistema público de salud primaria y de salud mental, para la detección precoz de estas situaciones.

Primero me pregunto con qué medios económicos se va a reforzar nuestro sistema público de salud para detectar a tiempo la situación, si con los recortes hay menos médicos, psicólogos, etc., y menos tiempo para atender a los pacientes, y segundo me pregunto: si no hay alternativa pública real, cómo irá la gente al psicólogo o al psiquiatra privados, si no hay dinero para lo más básico que es comer.

Es pura demagogia.

depresion

Desde hace años, estudios de Psicología Social han confirmado una y otra vez como en poblaciones más pobres, los índices de enfermedad mental, delincuencia, adicciones, y otras problemáticas son más altos. En una situación así se genera un círculo vicioso, en el que mientras más trastornos psicológicos y mentales, más se mantiene la pobreza, y tanto más aumentan los problemas de salud mental, una rueda de la que es difícil salir.

Un último estudio longitudinal de la Universidad canadiense de Manitoba, realizado a raíz de la crisis económica mundial, con población de EEUU y publicado en 2008, lo vuelve a remarcar.

Los participantes fueron 34.653 adultos estadounidenses, que tenían 20 años de edad omás al iniciar el estudio y fueron entrevistados a lo largo de 6 años en varias ocasiones. Aquellos con ingresos de menos de 20.000 dólares por año, tenían mayor riesgo de padecer cualquier trastorno afectivo en un periodo de 3 años, en comparación con los que ingresaban al año 70.000 dólares o más, también aumentaba la incidencia de otros problemas como ansiedad, adicciones, trastornos del humor.

Los científicos pudieron determinar que existe una clara correlación entre tener un estatus socioeconómico pobre y las posibilidades de desarrollar una enfermedad mental, o de intentar suicidarse.

Los resultados han sido publicados en la revista médica “Archives of General Psychiatry”.

Otro estudio de la Universidad Católica Argentina (UCA), indica que la pobreza extrema que padecen las personas excluidas del mercado laboral, ponen en riesgo la salud mental de todas las personas y advierte, que son los niños los que también podrían sufrir trastornos severos y hasta irreversibles. Se realizaron 2.500 entrevistas de centros urbanos de varias ciudades argentinas como Buenos Aires, Córdoba y Rosario. Las principales variables investigadas fueron las condiciones materiales y sociales de vida y el nivel de educación.

"Los niños son los más afectados porque la pobreza destruye el núcleo familiar, elemento fundamental en la formación de la psiquis de los niños", aseguró Inés di Bártolo, Directora del Departamento de Psicología, de la Facultad de Psicología y Educación de la UCA.

Nuestros políticos nos dicen que iremos saliendo de la crisis ¡en 2014! Y mientras tanto, escándalos como el de Bárcenas o el de la Familia Real.

problemas

Es indignante. Y la solución, ¿Cuál es? ¿Recetar más Prozac? ¿Prevenir el suicidio en una personas que necesitará años de terapia, porque ya está muy deteriorada?

Los psicólogos y otros profesionales de la salud no estamos solamente para eso, yo diría que sobre todo no estamos para eso.

La Psicología ha descubierto las claves de la salud mental y de la felicidad, para prevenir que las personas tengamos patologías mentales, no para tener que curarlas o tener a pacientes crónicos en nuestras consultas que necesitarán un apoyo muchos, muchos años. Evidentemente, hay un porcentaje que será así, y ahí estaremos todos los profesionales de la salud, apoyando y ayudando a estas personas, no todo lo podremos prevenir, no aquí y ahora. Y menos ahora, ya que tampoco hay dinero para la investigación.

Y rescato esa frase de nuestro gran filósofo Ortega y Gasset «Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo»

Raquel López Vergara

Psicóloga y coach